Connect with us

5 crímenes impactantes que se resolvieron muchos años despúes

OH MY GOD

5 crímenes impactantes que se resolvieron muchos años despúes

Gracias a las nuevas tecnologías, hoy la Ciencia permite resolver casos que hasta el momento parecían estar cerrados para siempre.

HORROR EN HARVARD

En Enero de 1969 el crímen de Jane Britton conmocionó la Universidad de Harvard, una de las más prestigiosas del Mundo. La estudiante de antrolpología fue encontrada en la mañana del 7 de enero, por su entonces novio, James Humpries, quien al abrir la puerta del departamento donde vivía Jane, la encontró tirada en el piso con la cabeza ensangrentada. Había sido violada y brutamente golpeada hasta morir.

La noticia sacudió el mundo académico y el resto del país. Diarios , noticieros y programas de televisión solo hablaban del femicidio de Jane. La autopsia dictaminó que había sido golpeada con un objeto contundente tantas veces hasta provocarle una fractura de cráneo, que le terminó provocando la muerte. Las teorías sobre el crimen fueron muchas (desde que estaría relacionado con un antiguo ritual persa hasta una venganza iraní) sin embargo ninguna hipótesis prosperó. Nadie creyó que podría tratarse de un extraño y el caso quedó como un “caso frío”, así se conoce a aquellas investigaciones que no prosperan.

Pero 50 años después la investigación dió un vuelco inesperado gracias a los nuevos avances tecnológicos en materia forense. La Policía del Estado de Massachusettss hizo analizar el ADN y buscó perfiles de posibles sospechosos. Así llegaron a Michael Sumpter, quien estaba conectado con cinco asaltos sexuales y tres asesinatos.
En 2001, Sumpter murió de cáncer. Tenía 54 años. Desde entonces se le conocieron otros casos de violación y crímenes gracias a las nuevas técnicas de ADN.

Michael Sumpter.

LA DESAPARICIÓN DE ETAN PATZ

La mañana del 25 de mayo de 1979, Etan Patz de 6 años, salió de su departamento en el centro de Nueva York, dispuesto a caminar dos cuadras hasta la parada del autobús que debía recogerlo para llevarlo al colegio. Era la primera vez que lo hacía solo. Pero nunca llegó. La noticia de la desaparición del menor trajo a su vez aparejado el debate sobre la responsabilidad de los padres. Los medios de comunicación se preguntaban: “¿Cómo habían permitido que un niño tan pequeño caminara solo por la Ciudad?”. En su defensa, los padres de Ethan, en medio de su calvario, tuvieron que dar explicaciones sobre cómo había sido la negocicación con Etan para lograr su independencia y que jamás pensaron que algo malo podía pasar teniendo en cuenta la cercanía de la parada del colectivo con la de su departamento.

Durante años los investigadores trataron de encontrar pruebas en medio de un desfile de sospechosos. Pero el caso seguía sin resolverse. 38 años después y gracias al testimonio de un testigo arrepentido- su cuñado- la Justicia declaró culpable a Pedro Hernández, un antiguo empleado de un almacén de la zona.

Pedro Hernández, durante el juicio por el asesinato de Etan Patz.

Tras ser detenido, Hernandez describió cómo convenció al niño para que entrara al almacén donde trabajaba, lo asfixió y metió su cuerpo en una caja. Hernandez confirmó con fotos que se trataba de Etan Patz.

Los padres de Etan, se convirtieron en activistas en la causa de los niños desaparecidos y muchas leyes para la protección de los niños se han aprobado nacional y localmente a consecuencia de ese activismo. En 1983 el presidente Ronald Reagan decidió declarar el 25 de mayo el Día Nacional de los Niños Desaparecidos en honor a Etan Patz.

¿UN SIMPLE VAGABUNDO?

EN el 2012 Samuel Little, un hombre que vivía en situación de calle, fue arrestado por enfrentar cargos por drogas.En ese momento y gracias a las pruebas de ADN lo vincularon con el asesinato de tres mujeres en Los Ángeles entre 1987 y 1989. Las tres habían sido golpeadas y estranguladas.

Finalmente Little confesó el crimen de Denise Christie Brothers en 1994 en Odessa, Texas, para luego admitir docenas de otros asesinatos cometidos entre 1970 y 2005 a lo largo de todo Estados Unidos. La mayoría de sus víctimas fueron principalmente personas que como él, vivían en sitiación de calle y muchos nunca fueron identificados. En total confesó 90 asesinatos, de los cuales hasta el momento la policía solo verificó 34, convirtiéndo a Little en uno de los mayores asesinos en serie en la historia de Estados Unidos.

EL CRIMEN DE LAS HERMANAS LYON

El 25 de marzo de 1975, las hermanas Katherine y Sheila Lyon, de 10 y 12 años, salieron de su casa en un suburbio de Washington y nunca regresaron. Después de pasear con amigas por el Centro Comercial, se esfumaron y nunca más se supo que les ocurrió. Después de años de investigación y falta de pruebas, en el 2012 los investigadores comenzaron la investigación de cero y no tardaron encontar la primera prueba que los llevaría directo al asesino.

Descubrieron una ficha policial, escrita una semana después de la desaparición de las niñas, en la que se explicaba que un jóven de 18 años, llamado Lloyd Lee Welch se había acercado a hablar con un guarda de seguridad del centro comercial. Welch le contó que vió a un hombre con un grabador en la mano hablando con las hermanas. El guarda decidió llamar a la policía, que interrogó a Welch pero lo consideró un testigo poco fiable. Su nombre desapareció por completo de las pesquisas.

Los nuevos investigadores descubrieron que aquel jóven Welch había cometido delitos en los años siguientes y actualmente cumplía en la cárcel una condena por violación. A su vez sus fotos coincidían con el retrato que habían hecho en base a algunos testimonios de testigos , que aseguraron haber visto a un hombre mirando incisivamente a las hermanas, en el Centro Comercial, aquel fatídico día.

Lloyd Lee Welch

Luego de ser indagado en la cárcel, en varias oportunidades, finalmente Welch aseguró haber visto cómo su padre y su tío mataban y se deshacían de los restos de una de las menores en el sótano de una casa que tenían a las afueras de Washington. Cuando la policía visitó esa casa, el sótano coincidía con la descripción que había hecho Welch. Si bien encontraron ADN humano no pudieron usarlo por estar en “mala calidad”. La policía también investigó al tío de Welch pero no descubrieron nada que corroborara la acusación y la Fiscalía consideró que no había pruebas para pedir una imputación. El padre de Welch murió en 1998 llevándose la verdad absoluta del caso a la tumba.

EL CASO KAREN KLASS

Karen Klass

El 30 de enero de 1976 Karen Klaas, de 32 años, fue brutalmente violada y estrangulada por un hombre desconocido en su propia casa en Los Ángeles. La mujer fue trasladada en coma a un hospital donde falleció cuatro días después. El nombre de Karen no era nuevo en los medios. En el año 1964 se casó con Bill Medley, el cantante del dúo Righteous Brothers con quien tuvo un hijo. La pareja se separó en 1970. Luego Karen volvería a casarse y a ser madre nuevamente.

La Policía nunca pudo obtener la identidad del asesino a pesar de existir testimonios que afirmaban haber visto deambular cerca del domicilo de la víctima a un hombre de pelo largo y barba vestido con jeans azules y saco de gabardina. Cinco sospechosos fueron interrogados y la base de datos de ADN de todo el país, puesta a prueba sin arrojar ningún dato. El asesino continuaba sin aparecer.

Debieron pasar 41 años para que el caso se resolviera usando la técnica del “ADN familiar”. Por medio de ella se cruzan los datos de otros sospechosos que se encuentren en el banco de datos. Si la información genética coincide, entonces podría ser una pista fuerte para la resolución de un crimen.

Gracias a esta nueva técnica, los investigadores llegaron a Kenneth Troyer, un hombre que había cometido múltiples ataques sexuales en los años setenta en el sur de California. Había sido detenido, pero se fugó de la cárcel en 1982. Rodeado, inició un tiroteo con la policía que terminó con su vida.

Kenneth Troyer

En ningún momento había sido asociado con el crimen de Karen Klass ya que Su información genética nunca estuvo disponible. El “ADN familiar“, sí sirvió luego de que los datos de un pariente de Troyer fueran registrados, tras cometer un delito menor y al realizar la actualización de la base de datos: el resultado fue positivo.







Continue Reading
Advertisement
Redacción

Seguinos en nuestras redes

More in OH MY GOD

To Top